jueves, 28 de julio de 2011

El Proyecto: ADAN Y EVA


Aquel día, o tarde, o noche, uno no puede saber con certeza ciertas situaciones anteriores a nuestra creación. Dios había invitado a su buen amigo Diablo a tomar unos tragos divinos y conversar sobre un tema que a Dios lo tenía emocionado.  Sentados en unas hermosas e inmensas sillas talladas en oro, contemplaban el universo  y tomaban un poco de ese trago divino que se llamaba Sempiterno. Sabes me ha provocado crear algo, le dijo Dios a Diablo, ¿Así? Que cosa mi amigo, le respondió Diablo. Tenía en mente un proyecto al que le he puesto por nombre “Adán y Eva”, ¿Adán y Eva? , Sí, ¿Y en qué consiste?, Pues crear seres casi perfectos, obviamente todo está en el “casi”, no vaya ser que quieran parecerse a mí, que no me quieran obedecer, porque la clave está en prohibir y acatar.  Diablo perplejo, atino a reír tímidamente, pues así era él, un ser tímido, reservado,  discreto. Y es que le piensas dar vida, le preguntó a Dios. Y sí, incluso ya he hecho unos planos.
Dios tocó una campanilla de plata, que se encontraba sobre una mesita al lado derecho de donde se encontraba sentado. Al instante llegó un querubín, muy temeroso de su señor, Si Señor, le dice en voz muy bajita, sin levantar la mirada, Dile a Gabriel que traiga los planos del Proyecto “Adán y Eva”, Si señor, ¡Rápido!
Diablo lo que detestaba era el egocentrismo  que caracterizaba a Dios, pero sabía que por más siglos que pasasen, Dios jamás cambiaría, Dios era así, quizás porque nunca tuvo infancia, quizás porque nunca tuvo juventud, vaya uno a saber esas cuestiones de la vida. Pero prosigamos con la historia. Llegó el ángel Gabriel, muy hermosa ella, es confuso para el lector, incluso para mí, el tema de los pronombres, pero es que olvide mencionar que Dios al parecer, era un poquitín machista,  lo que sucede es que en la única lengua que se había usado desde el principio de los tiempos, no existía “La Ángel” sino “El Ángel “, bueno cabe aclarar que nunca se supo en realidad si Gabriel era ella o el, igual hasta ese momento no lo sabríamos pues la palabra y diferenciación “mujer-hombre” aun no existía. Solo conocíamos que Gabriel poseía una belleza insuperable, y ya qué más da no importaba  si era bella o bello, al fin y al cabo no tenía sexo alguno.
 Y llegó Gabriel y le entregó los planos a Dios. Dios desplegando los planos con delicadeza, los mostró a Diablo, Mira, este es mi proyecto, que te parece, les integrare un sistema de reproducción, así ya no tendré la necesidad de crear uno por uno. Diablo observa los planos, algo reflexivo, los analiza y los memoriza, ¿Y qué es esto? Le pregunta Diablo a Dios señalando un boceto del plano, Ese es el proyecto N°1, tiene por nombre Adán, y para que se diferencie del proyecto N° 2, he decidido crear algo así como… Dios se quedó pensando un momento y luego pausadamente dijo, Sexo, ¡sí!, crearé sexo, será hombre. Diablo Pensativo, contempla los planos, Hombre… y entonces que “sexo” ¿así es?, Si Diablos, así se dice, Bueno, que sexo será proyecto N°2, Será mujer se llamará Eva, así podrán reproducirse y ahorrarme el trabajo.
Y porque quieres crearlos, le preguntó inocentemente el Diablo, Porque en uno de mis planetas falta vida, así que quiero hacer un estudio de cómo se desarrollará mi planeta con estos proyectos. ¿Y cuál de tus planetas? Es que tienes tantos, le dijo el Diablo, con algo de envidia, El que está en la vía Láctea, ese tercero, Tierra; le respondió  Dios como quien no da importancia al asunto. Pero bueno Diablo no me has dicho que te parece mi idea, Me parece una idea muy brillante amigo mejor, de esas que solo se le ocurren a ti, pero tengo una duda. ¿Cuál? , como harás para que no sean perfectos, porque capaz ocurre lo que ocurrió con tus ángeles, que felizmente y te obedecen… Dios mirándolo de reojo, le respondió, Lo de los ángeles fue distinto, esta vez no me equivocaré, he pensado en crear el pecado original, ¿El pecado Original?, Sí, lo que has escuchado,  crearé prohibiciones, un árbol que supuestamente es el de la Sabiduría, pero eso sí Diablo eso queda entre nosotros, no le digas nada a Sabiduría que sino… bueno supuestamente este árbol es especial, yo como creador de Adán y Eva les diré que si prueban un fruto de ahí, y me desobedecen sufrirán y blah blah blah por el resto de su existencia; así malditos el resto de sus días y con pecados venideros, será imposible ser perfecto. ¿Pecados venideros?, Si Diablo, pero esos ya son otros proyectos que no te incumben, Pero ¿sino te desobedecen?, Les integraré el pecado a su cerebro, para que reaccionen por estímulos, igual piensan algo, la otra parte se adormece, como te dije no vaya ser que se me revelen y yo que hago. Pero si son tu creación podrás controlarlos ¿No? Hm, tienes razón, pero igual, por si las dudas.
Diablo miraba al horizonte, muy pensativo. Después de largo tiempo, le preguntó a Dios, Y ¿puedo ayudarte?, No lo sé, le dijo Dios, Bueno, solo déjame ver entonces como los creas, No lo sé, respondió altivamente Dios, como queriéndose hacer el importante, Por favor solo quiero ver nacer a tus proyectos, les dijo Diablo casi con pena y suplica. Está bien, dijo Dios, estaré iniciando mañana.
Mi querido lector, no sé si a ciencia cierta le dijo mañana, porque el tiempo es infinito, mañana puede ser hoy, como pudo ser ayer. Quizás Dios ya había creado los días.
Y llegó mañana, que puede ser hoy, o pudo ser ayer, y Diablo estuvo puntual en la casa de Dios.
Espero un ratito o mucho, como les dije, el tiempo en el universo es infinito. Dios salió de una habitación, le dio un abrazo a Diablo, y lo invitó a pasar a su laboratorio. Dios ya había avanzado con el proyecto” Adán y Eva”, entre venas, articulaciones, y dos corazones que aún no latían, Dios le explicaba a Diablo el funcionamiento de cada cosa que colocaba en los proyectos. Diablo muy emocionado aprendía la clase. Diablo le pregunto a Dios algo temeroso y avergonzado ¿Puedo hacer algo parecido? Dios lo miró de re ojo y le dijo, Claro, cópialo, te autorizo, pero sinceramente dudo que logres sacar algo igual.
Diablo avergonzado y un poco molesto le dijo, No era necesario decir eso mi querido amigo. Se despidió y  se fue al mundo subterráneo, empezó a crear al hombre y a la mujer, siguió los mismos pasos que Dios, pero al contrario de Dios, él no les prohibió nada, por la razón de que en su mundo no existía el pecado original, y como no hubo pecado original, tampoco hubo ningún otro.
Imagen tomada de Google, no encontre quien es el autor.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno

Sig: dijo...

me gusta lo que haces, inspiras.

Cess dijo...

Muchas Gracias Sig.